¿Cómo superar el miedo a las agujas y las inyecciones?

0
Miedo a las agujas e inyecciones
Freepik

La tripanofobia es la fobia a las agujas y las inyecciones. Se manifiesta a través de cuadros de ansiedad intensa de manera inmediata e implica el rechazo a cualquier tipo de situación que suponga el contacto de las agujas con la propia piel. En realidad, no existe un riesgo real, sino que es un miedo irracional que genera descontrol, fatiga y nerviosismo.

Para aquellas personas que padecen este trastorno, a continuación se explican los principales pasos sobre cómo superar el miedo a las agujas y las inyecciones.

¿Qué es la tripanofobia o fobia a las agujas?

El miedo a las inyecciones en adultos es algo bastante común. El hecho de tener miedo a las agujas genera un rechazo directo a la acción de recibir una inyección.

Entre un 5% y 10% de la población padece de tripanofobia, ya que también está relacionada con el miedo a las agujas u objetos afilados (belonefobia), el miedo a la sangre (hematofobia) y la algofobia (miedo al dolor).

Los síntomas que puede padecer una persona con tripanofobia son los siguientes:

  • Taquicardias
  • Respiración acelerada
  • Sudoración
  • Nerviosismo
  • Desmayo

Al analizar una situación así, se reconoce un cuadro de ansiedad difícil de gestionar en un momento determinado. Es aquí donde surge la siguiente cuestión: ¿cómo superar el miedo a las agujas?

Soluciones para superar el miedo a las agujas y las inyecciones

El primer paso es aceptar que existe un problema y que se debe buscar una solución. Para ello, nada mejor como contactar con el médico de cabecera y con un psicólogo especialista. A través de él se fijan las pautas a seguir para encontrar una solución factible:

  1. En el día a día, no es cuestión de alimentar este problema y exponerlo a todo el mundo explicando el miedo que genera, sino que debe ser tratado de la manera apropiada y con total claridad, pero siempre acudiendo a una persona cualificada.
  2. Una vez que se ha realizado el entrenamiento adecuado y se ha trabajado sobre el problema, cuando se tenga una cita para una vacunación o extracción de sangre, lo ideal es enfrentarse a la situación. Si se recurre a eludir el problema y aplazar la cita, solo se consigue aumentar más el miedo.
  3. Es importante realizar una aproximación progresiva y no querer hacer todo de forma inmediata, ya que el problema no va a desaparecer tan fácilmente. La respiración juega un papel importante, debe ser relajada como para incrementar el sentimiento de seguridad.

El objetivo no es buscar la protección de otras personas, sino de buscar la capacidad individual de enfrentarse a por sí mismo/a al momento de la inyección. Hay que tener en cuenta que este tipo de fobias impiden desarrollar ciertas acciones importantes para la salud, de ahí que sea imprescindible encontrar las fórmulas adecuadas para superar el problema.

La confianza en uno mismo es importante para superar la tripanofobia

Un paso fundamental: creer que se va a superar la fobia. Hay que tener confianza en uno mismo y considerar que cualquier hecho traumático que se haya padecido se puede superar y no tiene que repetirse. Al fin y al cabo, del pasado siempre se aprende y, en este caso, hay que valorar la posibilidad de se puede recibir una inyección y comprobar que, en el fondo, no ha sido para tanto. Esa es la sensación a la que se debe de llegar.

En definitiva, el planteamiento idóneo es enfrentarse a los fantasmas que, ocasionalmente, aparecen para poner nuestra mente en alerta. Con voluntad y valentía, se puede superar todos los miedos, algo que puede ser beneficioso para el día a día y, por supuesto, para la salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here