El sangrado menstrual abundante puede esconder un trastorno de la coagulación

Los trastornos hemorrágicos hereditarios se diagnostican entre el 10-17% de las mujeres con sangrado menstrual abundante

0
regla-abundante

En general, y pese a su impacto en el día a día de la mujer, el sangrado menstrual abundante (SMA) está infradiagnosticado. Además, detrás de este puede esconderse un trastorno de la coagulación, como la enfermedad de Von Willebrand, la Tromabastenia de Glanzmann y el Déficit de Factor VII.

De hecho, “los trastornos hemorrágicos hereditarios se diagnostican entre el 10-17% de las mujeres con sangrado menstrual abundante. Un porcentaje que se incrementa hasta el 21-46% en adolescentes con SMA”, indica el doctor José Ramón González, responsable de la Unidad de Trombosis y Hemostasia del Hospital Universitario de Salamanca.

El mismo acaba de participar junto a otros expertos en el VII Curso de Formación en Coagulopatías, organizado con el apoyo de Novo Nordisk y con el aval de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH).

Sangrado menstrual abundante, ¿cómo actuar?

En términos de pérdida de sangre, el sangrado menstrual abundante se define como una pérdida de sangre menstrual superior a 80 ml. por período. “Una evaluación objetiva que solo puede determinarse mediante mediciones laboriosas y costosas que implican la adquisición de productos de higiene menstrual”, explica el doctor González. “Por lo tanto”, continúa, “se utilizan métodos indirectos simples, como la historia menstrual detallada mediante pictogramas o aplicaciones móviles más accesibles para las adolescentes”.

Pese a todo, advierte este experto, “la mujer no es aún del todo consciente de cómo esta pérdida menstrual excesiva, además de interferir en su calidad de vida, impacta sobre su salud y bienestar general”.

La mujer con sangrado menstrual abundante reduce su capacidad para participar plenamente en el colegio, en el trabajo y en actividades deportivas y sociales. “No obstante, disponemos de medidas terapéuticas eficaces para controlar este sangrado y, por tanto, mejorar la calidad de vida de estas mujeres”, asegura el doctor.

Según el mismo, “es fundamental consultarle al médico cuando la menstruación es abundante. No debe percibirse el sangrado menstrual abundante como normal”. Sin embargo, este experto insiste en que hay un infradiagnóstico: “habitualmente, cuando se remite a un hematólogo una paciente con SMA se debe a que el médico remitente sospecha la posibilidad de un trastorno hemorrágico subyacente. Así pues, debemos mejorar la conexión con Atención Primaria y Ginecología puesto que se requiere un abordaje multidisciplinar”.

Hemorragia post parto grave, ¿se puede prevenir?

Una de cada cuatro muertes maternas relacionadas con el parto en el mundo se debe a una hemorragia postparto grave. “Debemos saber reconocerlas y tratarlas a tiempo para evitar esta importante complicación del parto”, afirma la doctora Mingot.

Además, y aunque como comenta esta experta, no hay relación directa entre tener un sangrado menstrual abundante y que se produzca una hemorragia postparto, “ante un sangrado menstrual abundante hay que consultar a Ginecología para descartar causas orgánicas locales y si no se encuentran, o en caso de ser muy llamativo, se debe consultar a Hematología”.

También, la doctora Mingot llama la atención sobre la importancia de que la mujer sepa que se puede producir esta complicación durante el parto, “es fundamental dejar claro que puede pasar, sobre todo en caso de que haya probabilidad de que se produzca, y qué decisiones tomar llegado el momento”. 

La prevención ante esta hemorragia es posible y es especialmente importante en mujeres diagnosticadas de sangrado menstrual abundante. Para ello, hay que hacer una buena historia clínica de las gestantes para conocer si tiene historia personal o familiar de coagulopatías, además de tener un estudio de hemostasia basal adecuado, realizar maniobras de parto adecuadas y masaje uterino.

En definitiva, asevera la doctora Mingot, “hay que tener control estricto de las gestantes. Esto, junto a la existencia de protocolos específicos en todos los centros, acceso fácil al laboratorio y la implementación de equipos para la realización de test viscoelásticos de la hemostasia ayudaría a reducir el índice actual de mortalidad por hemorragia postparto grave”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here