Anemia por deficiencia de hierro: síntomas, causas y tratamiento

0
Anemia ferropénica
Freepik

La anemia por deficiencia de hierro, también llamada anemia ferropénica, es un tipo de anemia bastante común, donde la sangre no cuenta con el nivel de glóbulos rojos que necesita, cuya misión es hacer llegar oxígeno a los tejidos.

La causa de este trastorno es la falta de hierro, lo que provoca que el organismo no produzca la cantidad de hemoglobina suficiente. La persona afectada puede sentirse cansado y respirar con dificultad.

Esta anemia puede tratarse, como ya veremos, con suplementos de hierro. Sin embargo, en ocasiones hay que llevar a cabo otros tratamientos, principalmente cuando puede existir un sangrado interno de por medio.

Principales síntomas de la anemia por deficiencia de hierro

Esta anemia puede ser muy leve y la persona no sentirá nada. El problema es cuando el déficit de hierro aumenta y los signos de la anemia comienzan a hacer acto de presencia.

Los principales síntomas de la anemia ferropénica que suelen manifestarse son los siguientes:

  • Debilidad y fatiga extrema.
  • Falta de aliento.
  • Aumento de los latidos cardíacos y dolor torácico.
  • Sentir frío en manos y pies.
  • Dolor de cabeza.
  • Vértigos o mareos.
  • Uñas frágiles o quebradizas.
  • Lengua inflamada o dolorida.
  • Pérdida de apetito, principalmente en niños y bebés.
  • Antojos atípicos hacia sustancias que no aportan nada a nivel nutricional como tierra.

Si una persona desarrolla estos signos, todo hace pensar que puede sufrir anemia por deficiencia de hierro, algo que hay que consultar con el médico.

En estos casos, no es recomendable autodiagnosticarnos y tomar suplementos de hierro sin informarse antes con un profesional. Básicamente, porque si el problema no consiste en la falta de hierro, una acumulación excesiva puede provocar algunas complicaciones y producir daños en el hígado.

¿Cuáles son las causas de la anemia ferropénica?

Como ya hemos explicado, este tipo de anemia tiene lugar cuando el organismo no cuenta con el hierro que necesita para producir glóbulos rojos. La hemoglobina es la responsable de transporte el oxígeno para hacerlo llegar a diferentes partes del cuerpo.

Si una persona está perdiendo hierro o si no consume lo suficiente, el organismo dejará de producir la cantidad adecuada de hemoglobina y, con el tiempo, aparecerán los signos más evidentes de la anemia ferropénica.

Dentro de las causas que pueden explicar la aparición de este tipo de anemia se encuentran:

  • La pérdida de sangre. La sangre está compuesta de glóbulos rojos, en cuyo interior hay hierro. Al perder sangre, la persona también está perdiendo un poco de hierro. Por esa razón, las mujeres que tienen menstruaciones con sangrados intensos o prolongados (menorragia), suelen tener anemia por deficiencia de hierro. También puede ocurrir por la pérdida de sangre continua ante una patología como una hernia de hiato o un cáncer colorrectal.
  • Dieta escasa en aporte de hierro. Normalmente, obtenemos hierro de los alimentos que consumimos. Si no consumes suficientes alimentos ricos en hierro (huevos, carne o vegetales de hojas verdes), puedes terminar por padecer esta anemia.
  • El cuerpo no puede absorber hierro. El hierro se absorbe por medio del intestino delgado, pasando al torrente sanguíneo. Una persona que sufre un trastorno intestinal puede incapacitar al intestino para hacerlo y causar anemia.
  • Mujeres embarazadas. Las mujeres embarazadas han de tomar suplementos de hierro porque sus reservas pueden correr riesgo al demandar más sangre para el feto. 

Tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro

El tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro que suele recomendar el médico consiste en tomar suplementos de hierro en la dosis más adecuada a cada caso.

Si estos suplementos no aumentan el nivel de hierro en sangre, el médico deberá investigar la causa, que puede ser desde un sangrado hasta un problema de absorción. Según el motivo que se trate, el tratamiento puede abarcar desde medicamentos con anticonceptivos para reducir el flujo menstrual hasta antibióticos para tratar úlceras, pasando por la cirugía para extirpar un tumor o pólipo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here