Consejos para el cuidado y tratamiento de las cicatrices postquirúrgicas

0

Las cicatrices aparecen en la piel como consecuencia de una herida. Factores como las intervenciones quirúrgicas o los accidentes propician la aparición de lesiones en nuestra piel como son las heridas o las quemaduras. Un adecuado cuidado de las cicatrices minimiza el impacto físico o psicológico que estas pueden ocasionar.

¿Qué son las cicatrices y qué factores intervienen?

La cicatriz es una alteración cutánea que se forma como resultado del proceso de curación de una herida, principalmente, profunda. No todo el mundo cicatriza de la misma manera, ni todas las heridas forman el mismo tipo de cicatrices. Existen diversos factores que intervienen en el proceso de cicatrización:

  • Tamaño de la herida o quemadura. La formación de cicatrices depende de diversos factores entre ellos el tamaño y profundidad de la herida o la quemadura. Cuanto mayor sea, mayor será el tejido cicatricial.
  • Infección o inflamación. El desarrollo de infecciones o complicaciones durante el proceso de curación también influyen en las cicatrices. Por este motivo, durante el proceso de curación de la herida o quemadura se recomiendan seguir estrictamente las medidas de prevención para evitar infección o inflamación.
  • Localización de la lesión.
  • Lesiones anteriores. En caso de que la herida o quemadura se produzca en una zona anteriormente dañada, también interviene en la formación de cicatrices. Esto es muy habitual por ejemplo en cirugías que se realizan en la misma zona y con escaso tiempo de diferencia entre una intervención u otra.
  • Edad. Otro de los factores que influyen en el proceso de cicatrización es la edad. Obviamente, a medida que envejecemos, nuestra cicatrización se ve alterada.
  • Antecedentes familiares. Si entre nuestro núcleo familiar contamos con personas que presentan cicatrices a causa de alteraciones en la curación, tenemos más riesgo de desarrollarlas ante una lesión.
  • Estado de salud. Las personas con patologías graves como el cáncer o crónicas como la diabetes pueden cicatrizar peor que aquellas personas que no tienen patologías diagnosticadas. Las personas inmunodeprimidas o con déficit también presentan alteraciones en el proceso de cicatrización.
  • Nutrición y calidad de vida. Lo que comemos también interfiere en el proceso de curación de las heridas y quemaduras. Es fundamental seguir una dieta variada, equilibrada y saludable.
  • Sexo.  Diferentes estudios establecen que las mujeres presentan un mayor riesgo de desarrollo de cicatrices que los hombres.

Consejos para el cuidado de cicatrices

Debido a todos estos factores anteriormente descritos, tal y como sostiene la Sociedad Española de Heridas (SEHER), el cuidado de las cicatrices debe comenzar en el momento que se produce el traumatismo o la herida. Los cuidados de cicatrices deben mantenerse en el tiempo.

De esta forma, en el cuidado de las cicatrices los expertos recomiendan:

  • Seguimiento adecuado de las recomendaciones de cuidado y curación de heridas y quemaduras. Para evitar la presencia de cicatrices, uno de los primeros pasos es seguir con cuidado los pasos necesarios para una correcta curación. De esta forma contribuiremos a prevenir la aparición de posibles complicaciones tales como infecciones.
  • Evitar malos hábitos de vida como el tabaco o el alcohol. La alimentación y el estilo de vida intervienen en el proceso de cicatrización. Para el adecuado cuidado de las cicatrices se recomienda seguir una dieta adecuada y evitar el consumo de tabaco, alcohol o sustancias nocivas.
  • Evitar la exposición al sol sin crema de protección solar. El sol ocasiona una hiperpigmentación de la piel. En el caso de las cicatrices un exceso de sol conlleva que estas adquieran una tonalidad más oscura. Otra de las recomendaciones para el cuidado de las cicatrices es utilizar crema solar en la exposición solar, especialmente durante el primer año. También se recomienda evitar el sol en las horas de mayor radiación.  
  • Uso de apósitos o parches cuya función es reducir y reparar las cicatrices. Este tipo de parches se deben colocar una vez se haya retirado la costra de la herida o quemadura.
  • En el cuidado de las cicatrices también se recomienda una buena hidratación. Para ellos se suele recurrir al uso de cremas o productos como la rosa de mosqueta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here