Cáncer de útero o endometrio: qué es, síntomas y tratamiento

0
Pexels

Rostros conocidos como Chenoa o Lolita han hecho público su diagnóstico de cáncer de útero. Casualmente, ambos casos fueron detectados en una visita rutinaria. Desde entonces, es habitual ver a ambas en campañas de concienciación sobre la importancia de acudir a revisiones ginecológicas que permitan diagnosticar a tiempo el cáncer de endometrio.

¿Cómo afecta el cáncer al útero?

El útero es un órgano muscular que forma parte del aparato reproductor femenino y se localiza en la pelvis. El cáncer de útero se produce cuando las células del útero crecen y se dividen de forma descontrolada ocasionando la formación de un tumor maligno. A diferencia de los tumores benignos, el cáncer de útero puede diseminarse y afectar a otras partes del cuerpo. Las formas en las que se disemina son, o bien por proximidad, o viajando por el organismo a través de los ganglios o los vasos sanguíneos.

 En el caso del útero, los dos tipos principales de cáncer son:

  • El cáncer de endometrio (adenocarcionama) es el más habitual, de ahí que se utilice el término cáncer de útero para referirse a él.
  • El sarcoma de útero solo representa el 4% de los cánceres de útero y su pronóstico es menos favorable que el cáncer de endometrio.

Síntomas del cáncer de endometrio

Según el último informe de “las cifras del cáncer en España 2022” elaborado por SEOM, el cáncer de útero es el cuarto tumor maligno más frecuente en la mujer. Se sitúa solo por detrás del cáncer de mama, colon y recto y pulmón. A pesar de su alta prevalencia, el hecho de que los síntomas sean notables en sus fases más iniciales favorece su diagnóstico precoz.

Entre los principales síntomas del cáncer de endometrio están:

  • Sangrado vaginal que no guarda relación con la menstruación. Este es el signo más habitual, pues está presente en 9 de cada 10 casos de cáncer de útero. Suele producirse en estadios iniciales, lo que favorece su detección a tiempo.
  • Alteración de la tonalidad del flujo vaginal que puede adquirir cierta coloración marrón.
  • Dispareunia o dolor en las relaciones sexuales.
  • Molestia o dolor en la zona de la pelvis.
  • Alteraciones en la citología.

Factores de riesgo

Al igual que sucede con otras patologías, en el caso del cáncer de útero, se han identificado una serie de factores que aumentan el riesgo de desarrollarlo:

  • Edad. Aunque puede producirse a cualquier edad, ser mayor de 50 años se considera un factor de riesgo.
  • La obesidad es el factor de riesgo más relevante en el desarrollo de cáncer de útero.
  • Diabetes.
  • Otros cánceres.
  • Efectos adversos de otros tratamientos como la radioterapia, el tamoxifeno o reemplazo hormonal.
  • Dieta. Una alimentación fundamentada en el consumo de grasas también está relacionada con este tipo de tumor.
  • Mujeres cuya primera menstruación fue antes de los 12 años.
  • Mujeres que nunca se han quedado embarazadas.
  • Antecedentes familiares. El cáncer de endometrio también se puede producir en personas con alteraciones o mutaciones genéticas.

Prevención y tratamiento

El cáncer de endometrio es posible prevenirlo, ya que algunos de sus factores de riesgo son modificables. Para ello, se recomienda:

  • Seguir una alimentación variada, saludable y equilibrada.
  • Realizar algún tipo de actividad física semanal. Se ha de evitar, por tanto, el sedentarismo.
  • Acudir a las revisiones ginecológicas.
  • Comunicar al equipo médico antecedentes familiares o cualquier síntoma relacionado con el cáncer de útero.
  • Mantenerse en un índice de masa corporal adecuado.
  • Adecuado autocontrol de patologías que aumenten el riesgo de cáncer de endometrio, como es el caso de la diabetes.

En el caso del tratamiento, el abordaje del cáncer de endometrio consiste principalmente en:

  • Cirugía a través de la extirpación del tumor y zonas afectadas o colindantes.
  • Quimioterapia que puede aplicarse tanto antes como después de la intervención. Según se requiera, la quimioterapia puede tener por objetivo reducir el tamaño del tumor o eliminar cualquier rastro de célula tumoral.
  • Radioterapia.
  • En la actualidad, se está estudiando la aplicación de tratamientos dirigidos o inmunoterapia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here