Nanomedicina: todo sobre la aplicación de la tecnología a la salud

0
Nanomedicina

A finales del año pasado, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas lanzaba Conexión Nanomedicina (NanomedCSIC), una red de colaboración para impulsar la investigación en nanomedicina y obtener resultados en la mejora de la detección y tratamiento del cáncer, de enfermedades cardiovasculares y de patologías infecciosas, entre otras.

También, recientemente, se ha creado el Grupo de Expertos para la Regulación de la Nanomedicina (GERNA), en el que referentes a nivel nacional de diferentes áreas de conocimiento abogan por el desarrollo de esta rama del conocimiento para convertir a España en el referente europeo.

Pero son sólo los últimos ejemplos de un impulso decidido desde instituciones públicas y privadas a la nanomedicina. ¿Por qué es tan importante? Te resolvemos algunas dudas.   

¿Qué es la nanomedicina?

El propio CSIC la define como la aplicación de la nanotecnología, es decir, de materiales con un rango de tamaño alrededor de los 100 nanómetros, para afrontar problemas biomédicos como el diagnóstico precoz, la aparición de nuevos tratamientos con nanomateriales terapéuticos o el transporte eficiente de fármacos.

Y es que, tal y como señala la European Technology Platform on Nanomedicine (ETPN) de la Comisión Europea, el tamaño nanométrico es también la escala de muchos mecanismos biológicos en el cuerpo humano “que permiten que las nanopartículas y los nanomateriales atraviesen barreras naturales para acceder a nuevos sitios de entrega e interactuar con el ADN o pequeñas proteínas en diferentes niveles, en la sangre o dentro de los órganos, tejidos o células”.

¿Dónde se aplica la nanomedicina?

Dos de las principales vacunas actualmente comercializadas en Europa – Comirnaty (Pfizer-BioNTech; Spikevax (Moderna) – para prevenir la COVID-19 son nanomedicamentos. Pero no son los únicos casos, en la actualidad se han aprobado más de 50 nanomedicamentos en todo el mundo y hay cientos de candidatos distintas fases clínicas de investigación.

La ETPN asegura que la nanomedicina “tiene el potencial de permitir la detección temprana y la prevención y mejorar drásticamente el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de muchas enfermedades”, como el cáncer y enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas, musculoesqueléticas e inflamatorias.

¿Es atractivo investigar en esta área?

Jaime Espín, experto en economía de la salud y profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública, asegura que en el año 2025 el valor de mercado de la nanomedicina será de 334.000 millones de dólares (50% en Oncología), lo que convierte a esta rama de investigación en una fuente importante de ensayos clínicos que España y sus grupos de investigación han de ser capaces de capitalizar.

La Unión Europea reconoció el potencial de la nanomedicina hace algunos años e incluyó una serie de inversiones en el marco del 7º Programa Marco de la UE (2007-2014), en concreto financió más de 100 proyectos con un presupuesto superior a los 700 millones de euros. Posteriormente, la nanomedicina se incluyó en el programa marco de investigación e innovación de la UE, Horizonte 2020, y en la actualidad tiene una estrategia hasta 2030.

¿Cuánto saben nuestros médicos de nanomedicina?

José Antonio García Erce, director del Banco de Sangre y Tejidos de Navarra, explicaba recientemente en unas jornadas que puede ser necesaria una mayor formación de los profesionales en nanomedicamentos, ya que se han “estado utilizando algunos de ellos desde hace algunos años y sin ser conscientes de ello”. Esta formación, continua, hará que los profesionales sean conscientes de que este tipo de medicamentos son eficaces, efectivos, reducen efectos secundarios y mejoran la calidad de vida de los pacientes.

En esas mismas jornadas, el doctor Javier García, jefe de Servicio Anestesiología, Cuidados Críticos y Dolor en el Hospital de Puerta de Hierro, explicaba que un mayor conocimiento de estas moléculas permitiría una nueva distinción importante: complementar la medicina basa en la evidencia con el valor que le aportan al paciente. Un enfoque desde su perspectiva y sus necesidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here