Consejos para mantener una buena hidratación en los niños

0

Una persona con una hidratación adecuada es la que tiene suficiente agua en su cuerpo y permite que todos sus sistemas funcionen de manera óptima. Y se habla de deshidratación cuando la cantidad de agua es inferior a la ideal para el correcto funcionamiento del cuerpo.

Si la persona está deshidratada, puede llegar a sentirse débil o mareada, también puede presentar dificultades para algunas tareas físicas y mentales. Lo cierto es que, si no es atendida, la deshidratación puede provocar problemas más graves. De aquí deriva la importancia de una vigilancia estricta de los cuidadores.

¿Hay diferencia de hidratación entre los niños?

Aunque la necesidad de mantener la hidratación para todos, es importante conocer las diferencias entre lactantes y niños. Todo esto es porque las cantidades de agua necesarias son diferentes. La realidad es que, aunque parezca contradictorio, el contenido total de agua corporal en los lactantes es incluso mayor que en los adultos.

En el caso de los lactantes, se suelen mantener bien hidratados si se alimentan con leche materna. Sin embargo, los que están con formula puede que necesiten una ingesta adicional de agua.

Algunos consejos para mantener al niño hidratado

La hidratación va de la mano de una buena alimentación. Así, aquí dejamos algunos consejos para después de la lactancia y durante el crecimiento:

  • Durante las horas de juego es importante animarlos a que tomen descansos en la sombra, y ofrecer bebidas antes y durante el juego.
  • Ofrecer bebidas que el niño disfrute para fomentar el hábito. Todas las bebidas, incluidos refrescos ayudan con la hidratación, pero algunas añaden calorías no deseadas.
  • De acuerdo al clima, se pueden adaptar las bebidas. Quizás es mejor una bebida caliente si hace frío para poder ingerir la cantidad necesaria sin que sea incomodo.
  • También es importante el consumo de alimentos como frutas y verduras, que poseen un alto contenido de agua y actúan como contribuyentes.

Signos de deshidratación

  • Cansancio e irritabilidad
  • Respiración más rápida de lo habitual
  • Fiebre
  • Rubor en la cara
  • Si el ejercicio o deporte se les empieza a hacer más difícil de lo habitual.
  • Mareos y debilidad
  • El color de la orina:
    • Una persona bien hidratada tiene la orina de color amarillo pálido.
    • Color amarillo medio es signo de una necesidad de líquidos
    • La orina de color ámbar indica claramente la deshidratación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here