Síndrome de estrés vacacional: ¿Qué puedes hacer para prevenirlo?

0
Estrés vacacional

Es probable que tengas tu descanso estival en la cabeza. Que falten pocos días para que lo disfrutes. Que tengas la sensación de necesidad de estar ya allí, donde quiera que sea el lugar que hayas escogido para descansar, aunque sea el sillón de tu propia casa. Sin embargo, asociado a tan ansiado acontecimiento, los expertos describen la aparición del llamado “estrés vacacional”, un fenómeno que tiene más aristas de las aparentes, ya que puede estar relacionado con procesos previos, durante y posteriores a las vacaciones.

Empecemos por el principio, el descanso, las vacaciones son muy necesarias. De hecho, uno de cada cinco casos de depresión es atribuible al estrés laboral, según un estudio internacional liderado por investigadores del Hospital Clínic-IDIBAPS, y una forma de reducirlo, según el Ministerio de Sanidad es el descanso, sobre todo en las vacaciones, momento idóneo para dormir lo suficiente, fomentar las relaciones sociales y dejar atrás las tareas del trabajo. Pero esto no es sencillo.

Problemas para desconectar

El principal problema es que muchos para poder disfrutar de sus vacaciones tienen que realizar trabajo extra para dejar preparado todo en su ausencia y recuperar el tiempo perdido a la vuelta. Sin contar aquellas “pequeñas conexiones” durante el descanso. Una situación que constata un estudio de investigadores de la Universidad de Rotterdam que describe que aquellos que están de vacaciones no son necesariamente más felices que los que no lo están.

En este sentido, expertos de la Universidad de Harvard recomiendan que, unas semanas antes de irse de vacaciones se adopten unas series de rutinas, que pasan por: meditación y relajación; realizar y compartir con tu jefe y compañeros una lista de las tareas que deben hacerse antes de irte para poder priorizar los procesos y planificar tu trabajo; traspasar algunas tareas; dejar claro dentro de la empresa el periodo que se estarás fuera, y redactar un mensaje automático en el correo electrónico que lo indique.

Estrés vacacional

Según la III Encuesta Adecco sobre Desconectar del Trabajo en Vacaciones, de hace un par de años, son solo 6 de cada 10 encuestados los que aseguran en nuestro país que desconectan de sus funciones por completo. Datos acordes a un informe de InfoJobs-ESADE, en el que se apunta que el 51% de la población española activa declara que responde a correos electrónicos y atiende a llamadas de trabajo durante su periodo de vacaciones. Tenemos un problema de hiperconexión digital, ya que el 68% lo hace por iniciativa propia, mientras que un 30% por exigencias de la empresa.

En este punto cabe recordar que la ley ampara nuestra “desconexión” digital, ya que el artículo 88 de la Ley orgánica de protección de datos de carácter personal (LOPD) reconoce el derecho a esta “desconexión” del ámbito laboral.

Además, según expone Sílvia Sumell Canalda, psicóloga y profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), hay trabajadores que empiezan con agobio su descanso por no haber organizado este periodo con tiempo, mientras que otros pecan de exceso de planificación, lo que “no les permite parar ni un instante”, lo que va a “aumentar los niveles de estrés de la persona y de la gente que la rodea”.

Explica también que “hay personas que solo están acostumbradas a hacer frente a las obligaciones profesionales. Si, de repente, se encuentran con que tienen que atender a una pareja y unos hijos, se estresan”.

Recomendaciones

Así las cosas, la primera recomendación parece obvia, desconéctate. Deja el teléfono a un lado, al menos en lo referente al trabajo. Además, expertos, como la American Heart Association, recomiendan pasar tiempo al aire libre para reducir el estrés y la ansiedad.

Otras recomendaciones pasan por encontrar aquellas cosas que te relajan. No hay una receta única que responda a todas las necesidades, por lo que debes ser consciente de qué funciona para ti y asegurarte de incluirlo en tus vacaciones. Eso sí, sin pasarte con la programación, dejando espacio a la espontaneidad.

Por último, haz deporte y, aunque también parezca obvio, descansa, duerme lo suficiente y, si es preciso, tira de una costumbre tan española como la siesta.

A tu regreso

Los primeros treinta minutos de trabajo a tu vuelta de vacaciones son importantes. ¿Por qué? Los expertos aconsejan que los destines a realizar una lista de prioridades, incluso antes de revisar tu correo electrónico. Esto te ayudará a diseñar una estrategia que puede contribuir a aumentar tu productividad y reducir el estrés.

Consulta el primer día de vuelta a las personas responsables y a tus compañeros qué te has perdido en tu ausencia y define con ellos qué necesita tu atención con más urgencia. Asegúrate, además, de agradecer a aquellos a los que delegaste parte de tu trabajo y pregúnteles qué necesitan de ti ahora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here